POST RECIENTES . RECENT POSTS

22 January 2017

5 infusiones saludables para estar más relajado

Por: Edith Gómez

El estrés es una parte normal de la vida, sobretodo en periodos de cambio e incertidumbre. Todas las personas sufren de estrés de vez en cuando y cada una lo siente de forma diferente. Gritar, golpear a alguien o la pared no va a resolver ese mal endémico. Entonces, ¿cómo combatirlo? ¿Quién no lo sufre en algún momento? Es un estado de cansancio mental ocasionado por múltiples elementos sociales, y fundamentalmente por nuestro entorno laboral y estilo de vida.


Muchos de los médicos hoy en día prescriben medicamentos para enmascarar el síntoma principal, la ansiedad. Sí, con esos medicamentos cambia tu percepción, pero no te ayudarán a resolver del problema fuente que es adaptarse a las situaciones difíciles de la vida. En otras palabras, modifica el efecto, pero no ataca la causa.

Existen formas de combatirlo de forma natural, con el uso de plantas y remedios. Con una perspectiva mejorada podremos solucionar y mejorar nuestra capacidad adaptativa en las situaciones que causan estrés. Con estos remedios naturales podremos ponernos en una mejor situación física desde donde enfrentar positivamente a nuestros problemas.

¿Qué remedios naturales nos ayudan a combatir el estrés? ¿Cómo debemos tomarlos?

1. Infusión de hojas de naranjo amargo

El Citrus Aurantium o naranjo amargo tiene propiedades tranquilizantes, anti-espasmódicas (alivia la tensión de los músculos), carminativas (favorece la disminución de la generación de gases en el tubo digestivo), digestivas, antifebrífugas, ligeramente sedantes y reguladoras del intestino. Su infusión, se prepara hirviendo dos hojas de naranjo por cada taza de agua. Antes de tomar debes dejarla reposar un poco. Es un excelente sedante y un somnífero suave, que te ayudará a relajar los nervios. Puedes tomar hasta tres tazas diarias.

2. Infusión de albahaca

La albahaca en té o infusión tiene muchos beneficios. La albahaca es una planta originaria de la India, Irán y otras regiones tropicales de Asia. Se utiliza en la medicina ayurvédica como un "adaptógeno" para hacer frente a las tensiones de la vida, produciendo una protección significativa contra el estrés. Inclusive sin padecerlo podemos masticar diariamente 12 hojitas, para su prevención. Además, tiene propiedades calmantes y sedantes. Su infusión la preparamos añadiendo 5 gramos de sus hojas en una taza de agua hirviendo y dejándola reposar aproximadamente uno 5 minutos. Lo mejor es tomar una taza después de cada comida

3. Infusión de melisa para el estrés

La melisa constituye uno de los mejores remedios naturales contra los problemas de los nervios, tanto en aquellas situaciones de desasosiego personal como cuando esa inquietud se refleja en tu organismo. La infusión de melisa tiene la capacidad de aliviar los síntomas y combatir el estrés. Puedes prepararla con una cucharada de melisa por taza, la hierves durante 15 minutos y luego la dejas reposar otros diez. Se pueden beber hasta 4 vasos diarios.

4. Baño de melisa, lavanda y menta para el estrés

¿Quién no disfruta de un relajante y aromático baño? El baño de melisa, lavanda y menta te harán disfrutar de rico, relajante y aromático baño, que sumará sus efectos a los de las infusiones anteriores. Podemos hervir 5 litros de agua a los que le habremos agregado cien gramos de flores de lavanda, cien de melisa y cien de menta piperita, y tras 15 minutos de reposo, lo agregamos al agua de nuestra bañera y tomamos este baño antes de ir a la cama.

5. La Flor de la Pasión

Otro de los remedios naturales que podemos emplear, aunque con cierto cuidado por su potencia, es la Passiflora o Flor de la pasión. Tiene unas propiedades muy interesantes. Es sedante (calma los nervios y relaja el organismo), favorece la desaparición de una serie de síntomas físicos que tiene su origen en problemas emocionales y disminuyen la presión arterial. Se pueden tomar en extractos en gotas, y normalmente la dosis suele ser de unas treintas gotas diluidas en un par de dedos de agua, o bien directamente sobre la lengua ya que su sabor, parecido al regaliz, es muy bueno. Se debe tener cuidado con la frecuencia de su uso, no superando más allá de tres o cuatro veces diarias la cantidad mencionada.

Si se combina con cualquiera de las infusiones anteriormente mencionadas, sus efectos se potenciarán, con lo cual no habremos de tomar tanta cantidad y equilibraremos de una forma más armoniosa nuestro organismo, adaptándolo mejor para combatir el estrés.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

No comments:

Post a Comment