POST RECIENTES . RECENT POSTS

01 August 2016

10 consejos para comer saludable en la oficina

Por: Edith Gómez

¿Cuántas veces nos hemos tenido que preparar un tupper porque sabíamos el terrible día que nos esperaba en la oficina?

Para muchos esto se ha convertido en una rutina debido a la gran cantidad de trabajo que tienen encima o simplemente porque tienen que volver en una horas y prefieren ahorrar en gasolina.


Sea cual sea la razón por la que prefieren comer en la oficina con comida preparada de casa, te recomiendo que cuides tu alimentación porque de ella dependerá que tu estrés se dispare por las nubes y que tu salud se dañe con comidas que no benefician a tu organismo.

Comer un tupper no quiere decir que sea poco saludable, al contrario, si se hace de forma planificada y pensando de forma estratégica y equilibrada, tendrás un plato bien elaborado, sano y con el que disfrutarás de cada bocado.

Eso sí, lo primero será concienciarnos de realizar pequeños hábitos en nuestra alimentación:

1. Planifica con tiempo tu menú. Por ejemplo, deja unos minutos el sábado o el domingo para planear tu menú de comida para la próxima semana de trabajo. Esta planificación te ayudará a pensar de forma más saludable y a comer alimentos más variados.

2. Utiliza recipientes herméticos de cristal que puedas calentar en el microondas y comerlo desde ahí. Estos son cómodos para llevar en cualquier bolsa y seguros.

3. Utiliza botellas libres de BPA para los alimentos líquidos. Por ejemplo, si se trata de un puré de verduras o un gazpacho, esta es la mejor forma de transportarlos.

4. Combina ensaladas de carbohidratos (arroz o pasta) con verduras y trozos de pollo, pavo o atún (con aceite natural, es más saludable).

5. No aliñes las ensaladas en casa. Para evitar comer una ensalada blanda y pocha, no la aliñes en casa, hazlo cuando te la vayas a comer. Llévate sobres de aceite, vinagre y sal para aliñarla desde la oficina.

6. Prepara la verdura el mismo día que te la vayas a comer. Si preparas verduras dos o tres días antes para ahorrar tiempo, debes saber que cuando te las comas habrán perdido todos los nutrientes y estarán oxidadas. Hazlas el mismo día o un día antes como mucho.

7. Cocina poco los pescados para terminar de hacerlo cuando vayas a ingerirlo. Cuidado con cocer el pescado completamente y termínalo de cocer allí cuando vayas a calentarlo.

8. Prepara sándwiches saludables. Prepárate sándwiches diferentes y sal de la rutina del típico sandwich de jamón y queso. Intenta sustituir el queso por verduras (zanahoria, tomate, aguacate, lechuga) y añade algún fruto seco (pasas, pipas…). Hay miles de ingredientes que podemos echarle, ¡esta es solo una idea!

9. Cuidado con las salsas. Intenta evitarlas, aunque hay salsas que se hacen con verduras, saludables y muy sabrosas. Es mejor dejarlas líquidas, ya que cuando las calientes se espesarán más.

10. Prepara otro recipiente para los alimentos extras que quieras echarle al plato principal. Por ejemplo, si vas a prepararte una sopa de picadillo, lo ideal es que en un recipiente lleves la sopa y en otro los ingredientes que vas a echarle encima como taquitos de jamón o huevo duro.

Como puedes comprobar, comer en la oficina no está tan mal si lo planificamos con tiempo, pensando siempre en nuestra salud mental y física. Porque como habrás oído, la alimentación no solo afecta a nuestra organismo, sino también a nuestra salud mental. Así que manos a la obra si queremos rendir 100 % en el trabajo y sentirnos bien con nuestro cuerpo.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

No comments:

Post a Comment