POST RECIENTES . RECENT POSTS

30 March 2014

Sopa de tomates San Marzano

Hoy es domingo de preparar los almuerzos de la semana. Si lo dejo para después, sabrán que termino comprando. ¿No les pasa? Al cocinar todo en casa, no solo me ahorro unos dólares, sino que también me aseguro de consumir todos los nutrientes que necesita mi cuerpo para funcionar bien.


Particularmente, me fascina preparar sopas para el almuerzo, ya sea en puré o llenitas de vegetales. Es la manera más fácil de incorporar vitaminas, minerales y otras propiedades beneficiosas sin añadir muchas calorías. Si por ejemplo necesitas más proteína, una sopa de frijoles es genial. Si necesitas hierro, opta por una sopa de espinaca. ¿Necesitas vitamina C? Nada como una sopa de tomate. Así de sencillo.

Para la sopa de las últimas dos semanas, me inspiré en los tomates San Marzano que me trajo Nabol del súper. Son unos tomates italianos de la familia plum que tienden a ser los más dulces, con sabor fuerte a tomate y menos acidez, lo cual es perfecto para preparar una sopa. 

Me gusta además la sopa de tomate porque ayuda a recrear esa sensación de confort sin la pesadez o profundidad de otros ingredientes. Los tomates también son recomendados para fortalecer los huesos, la vista, y el cabello, embellecen la piel, ayudar a regular el azúcar en la sangre y bajar de peso. ¿Suena bien, no? A continuación, la receta.

Sopa de tomates San Marzano 

1 cebolla pequeña bien picadita
3 dientes de ajo machacados
3 cucharadas de harina regular
1 lata grande de tomates San Marzano
1 cucharada de azúcar o al gusto
2 cucharitas de albahaca seca o fresca. 
Queso parmesano al gusto
I cucharita de mantequilla (opcional)
Aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto


Antes de comenzar todo, tritura los tomates en una batidora o procesador de alimentos hasta que queden sedosos. Luego, en una olla onda, sofríe la cebolla en unas gotitas de aceite de oliva. 

Una vez estén transparentes, añade el ajo y la albahaca. Añade la mantequilla y cuando se derrita, añade la harina. No dejes de mezclar el harina para evitar los grumos. Una vez esté todo bien incorporado, añade el puré de tomate. Cocina por unos 10 minutos. Si está muy espeso añade un poco de agua. Sazona con sal, pimienta, unas dos cucharaditas de parmesano y azúcar. Cocina por otros 10 minutos o hasta conseguir el sabor y la consistencia deseada.

No comments:

Post a Comment