POST RECIENTES . RECENT POSTS

23 December 2013

Ya son 6 años y esto va pa’ largo

El hombre de mis sueños estaba escondido en el pueblito de Añasco, Puerto Rico, de madre coreana y padre puertorriqueño, pero criado muy a la vieja escuela por sus abuelos Nabol y Olga. Por cosas de la vida, este chico rebelde del área oeste le robó la silla al muchacho que mis amigos me querían presentar en una noche de jangueo en Condado.


Su pelo riso, largo y despeinado no fue necesariamente la flecha que mandó cupido, pero les diré que nos hicimos panas inmediatamente. Nabol siempre tiene un cuento para contar y el que me conoce sabe que yo me desvivo por escuchar historias. 

Me llevó a comer pinchos de tiburón en Boquerón, a degustar las sangrías de Mayagüez y los helados chinos de Ponce. Cada salida de amigos me hacía pensar que así quería pasármela el resto de mi vida: riendo, hablando, aprendiendo y disfrutando con mi añasqueño.


Eso, sí… Gracias le doy a Dios porque se recortó el pelo. Porque la verdad es que su nuevo look le va muchísimo mejor. Su espíritu rebelde y de filósofo existencialista no se lo quita nadie, pero eso a mí me fascina. 

Siete años más tarde, seguimos aquí. 


Decidimos formalizar la relación de 6 años para poner una sonrisa en la cara de nuestros viejos. Y cuando hablamos de casarnos, pensamos en hacer algo muy relajado en un restaurante de Rincón donde tuvimos nuestro primer date. Hicimos planes y cálculos para inventarnos una fiesta muy íntima y con sabor muy local. Pero ya saben cómo es; todo puede cambiar en este proceso. 

Nabol y yo nos la pasamos del tingo al tango descubriendo todo lo que haya nuevo en esta Isla del Encanto, y así nos encontramos con Bodegas Andreu Solé en el barrio Ensenada de Guánica. Fue amor a primera vista. 


Bodegas Andreu Solé es un lugar como nosotros. Los dueños tienen su propio viñedo en Guánica y elaboran el único vino con uvas puertorriqueñas. Elaboran sangrías y licores artesanales de diferentes sabores como parcha, coco y acerola. Sumamente verdelicioso, claro está. Además, preparan unas tapas divinas, ofrecen música en vivo y la vista a la bahía de Guánica es espectacular. Los domingos también hacen visitas guiadas a la finca y bodega. Súper chévere y relajado.

Las arreglos florales y las lámparas chinas le dieron un toque mágico al lugar. La floristería Intic nos escogió una combinación de rosas rojas y guayaba con orquídeas y margaritas amarillas, además de unos detallitos en azul llamados blue sea holly thistles que se veían divinos. Del bizcocho de bodas, se encargó nuestra amiga Gloria de Sabe a Gloria en Guaynabo.

Nabol se antojó de un bizcocho clásico de boda puertorriqueña que se prepara mojadito de vainilla con brandy, pero en el centro le añadió pasta de guayaba. No pensaba quedarme con la parte de arriba para el aniversario, pero estaba tan bueno que ese lo empaqueto y ¡me lo llevo a Chi-Town!

La música estuvo alucinante. No saben el honor que es para una fan del rock puertorriqueño tener al guitarrista de Sol de Menta tocando en mi fiesta. Miguel “tito” Rodriguez, toca una guitarra acústica como los ángeles y acompaña con arpa y violín. Me sentí súper afortunada de tenerlo entre nosotros. Incluso nos tocó clásicos de los 80s y confieso que me hizo hasta llorar cuando tocó una versión acústica de la canción “With or without you” del grupo U2. 

Nuestro queridísimo amigo “Chonchi” sabía que esa era nuestra canción y se aseguró de pedírsela a Miguel antes de irse. Miguel la comenzó a tocar y entre medio del gentío Nabol y yo nos encontramos e improvisamos “un primer baile” que no estaba planificado para nada.


Mi hermano, José Aponte, cámara en mano haciendo lo que hace mejor: tomar fotos.

Si me preguntan, no hubiese cambiado nada. Quizás hubiese querido tener más gente, pero mi hermano dice que al haber sido algo muy íntimo lo hizo más especial.

Mi momento favorito del evento fue cuando abuelo Nabol estaba “mondao’ de la risa” porque yo estaba llamando al novio por su nombre. A Nabol en su casa, lo conocen por junior. Y yo, llamando “¡Nabol, Nabol!” y el abuelo, risa y risa, contestando “¡Aquí estoy!” (Inside joke, I guess) But priceless.


No saben que gusto haber compartido este momento tan especial con mi familia, hermanos y amigos del alma. Por eso, no podía dejar de compartirlo con mi familia de Verdelicias. Saben que Nabol y yo los queremos y apreciamos mucho. Esperamos compartir con ustedes otros momentos importantes en nuestra vida. Feliz Navidad a todos.

A continuacion les compartimos más fotos de la fiesta.


Mi hermana menor Dianita y su esposo Jesse


Los arreglos florales de Intic


Nuestro amigo Joshua y los abuelos de Nabol, Olga y Nabol


Con mamá, antes de la fiesta


Mami y mi tía Ina


En el muelle frente a la bahía de Guánica


Mi hermano José Anibal compartiendo con la familia de Nabol


Con mi hermano y la famosa sangría de parcha de Bodegas Andreu Solé


La picadera al estilo Bodegas Andreu Solé


Nabol y José Orlando 


Enamorada de las flores


Bizcocho mojadito de vainilla y brandy con pasta de guayaba preparado por Sabe a Gloria


Licor de coco de Bodegas Andreu Solé


Qué bien la pasamos en Bodegas Andreu Solé

1 comment:

  1. Que bello todo!!! Felicidades!!! Que el resto de su vida este igual de bendecido que el dia hermoso que celebraron con su familia y amigos.

    (Best.Something Blue. Ever.) <3 <3 <3

    ReplyDelete