14 julio 2012

Lo que no sabías de los gandules

Mucho antes que los huertos urbanos se volvieran la moda del momento, mi abuela Isabel ya estaba cosechando hierbas y vegetales en latones de galletas, cubos reciclados de pintura o en las esquinitas de su humilde patio de Villa Nevarez, en el casco metropolitano de Río Piedras.

Cualquiera pensaría que esto no rindiera mucho provecho, pero nada que ver. Mi abuela tenía buena mano y entre toda su abundante cosecha, siempre recuerdo con cariño cómo le dedicaba especial atención a recoger las vainas de los gandules. Era el ingrediente preciado de su rico sopón con arroz y tostones.

Con toda la paciencia del mundo, se sentaba a abrir cada vaina de piel sedosa para descubrir un grano saludable y verdoso. ¡Y que olor rico tenían! Casi floral, pero terrenal a la vez.

Este trabajo requería mucha labor y sin embargo, me parecía muy terapéutico sentarme con ella a abrir gandules durante la novela de la tarde, ya fuera que se tratara de Marimar o Rosa Salvaje. Un cafecito, un quesito de papa y la risa de mi abuela no tenían precio.

Al otro día ya venía la sopa o los gandules guisados. Mi abuela me decía que los comiera para mejorar la anemia y subir el hierro, aunque la verdad yo no requería de mucho convencimiento para devorar el plato. Era una de sus recetas más sencillas, guidadas con un poco de ajo, recao o pimiento morrón, y no necesitaba nada más para mejorarlo.

Los beneficios de los gandules 

Lo que no sabía era que los gandules eran mucho más beneficiosos de lo que contaba el conocimiento popular o mi querida abuela. Y quizás, por eso, Isabel logró estar “como coco” y vivir una vida de 93 años.

Los gandules no solo son ricos en potasio, magnesio, calcio, fósforo y hierro, sino que son un grano muy recomendado para combatir el catarro, el envenenamiento del cuerpo, los problemas gástricos, la acidez y problemas de gases.

Además, este grano puede usarse para reducir el dolor en los órganos y mezclado con agua, puede curar la intoxicación del cuerpo. Esto incluye la peor de las crudas luego de una noche de copas. En otras palabras, es el alimento perfecto para equilibrar el cuerpo y darle fuerzas con sus maravillosas bondades naturales.

En países como el Perú se aprovechan también de las hojas de esta planta para preparar una infusión contra la anemia, la diabetes y hasta diferentes tipos de infecciones en el cuerpo. En Argentina, por su parte, se recomiendan los granos o las infusiones de sus hojas para mejorar la piel. Además, utilizan las flores para la bronquitis o el catarro. Igual ocurre en Panamá donde preparan infusiones para la diabetes.

Un poco de historia

El gandul es también considerado la “carne” de las personas de bajos recursos en la India y otros países de Asia, por lo que es común guisarlo con curry, salsas de tomate y otros condimentos. Se cree que el grano llegó a esta parte del mundo gracias a comerciantes de India o Ceylán que hicieron negocio en Egipto durante los años 2,200 a 2,400 A. C. Una vez en Asia, se fue regando a África y de ahí, llegó a América por medio del intercambio de esclavos. Hoy día es parte de los platillos típicos en países del Caribe como Puerto Rico, República Dominicana, Granada y Trinidad y Tobago.

El moro de gandules, por ejemplo, es un favorito de los amigos de República, mientras en Trinidad comen un guiso riquísimo con calabaza y especias llamado el Pelau. En Puerto Rico, por su parte, el arroz con gandules no puede faltar en ninguna fiesta de Navidad o cumpleaños.

Para propósitos de este post, sin embargo, preferí rendirle tributo a uno de los platillos preferidos de mi abuela: los gandules guisados con bollitas de plátano. Aquí no hace falta carne por ningún lado. Este platillo lo tiene todo y promete complacer hasta a los gustos más exigentes… Bueno, ustedes me dirán. Espero que les guste.

Gandules guisados con bollitas de plátano

Utiliza la parte más fina del rallador, para rallar un plátano verde o dos guineos verdes. Mézclalos en un envase con adobo y dos cucharaditas de harina. Luego, forma bolitas pequeñas para guisar con los gandules. A esto le llamamos bollitas porque “flotan” en el guiso.

Luego sofríelas por unos 3 minutos en la olla con unas gotitas de aceite de oliva. Añade una dos tazas de gandules blandos con agua o una lata de gandules con un poco de agua. Incorpora media cebolla pequeña bien picadita, un puño de recao o cilantro picadito y tres dientes de ajo picaditos.

Añade un paquetito de Sazón con achiote, sal al gusto y unas cucharaditas de pimiento morrón picadito si lo deseas. Añade agua de ser necesario y déjalo guisar hasta que los granos estén bastante blandos. Sírvelo solo o sobre arroz blanco. Listo.

5 comentarios:

  1. Que ricos y con unas masitas de jamón,no tienen precio!!! Yo me crié en la zona histórica del casco de Ponce, y en nuestro patio, que aunque era muy limitado... mi mamá también tenia un pequeño huerto casero! Recuerdo que siempre iba a buscar culantro o ajicitos para preparar las habichuelas u otros guisos... actualmente vivo un en garden apartment y en tiestos tengo; ajicitos, culantro, tomates cherry, romero,orégano,aloe y albahaca .. los gandules nunca me dieron por sembrarlos... pero me encantan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rico! Y la satisfacción que da tener una pequeña cosecha en la casa. Hay que seguir la tradición :-) Saludos amiga y gracias por la visita!

      Eliminar
  2. Que interesante tu post, yo he conocido los gandules por mi esposo que es boricua, me gustan mucho aunque solo los he probado en arroz, ahora con tu receta y conociendo mas sus propiedades y beneficios pues mas alegre de comerlos, muchas gracias amiga

    ResponderEliminar
  3. En mi país se llama frijol de palo a los gandules y se comen (frescos) casi todos los dias, cocido para las ensaladas o en el arroz o menestra. Lástima que en este país no se consigan frescos. No soy fanática de la comida o vegetales congelados. Muy interesante tu post Maria. Me gusta mucho tu blog..Ya te sigo en fb.. Saludos! Carmen Ortiz

    ResponderEliminar
  4. Saludos chicas! Gracias por la visita!

    ResponderEliminar