POST RECIENTES . RECENT POSTS

30 September 2011

Té de cáscara estilo abuela

Mucho antes que descubriera Teavana y las extensas selecciones de té en tiendas especializadas, el único té que conocía era ese brebaje noble que me preparaba mi abuela Isabel cuando tenía catarro. No venía en bolsitas vanidosas o con mensajes especializados, y mucho menos le costaba $20 dólares la onza. Abuela solo lo preparaba de manera muy sencilla con la cáscara de naranjas agrias que tenía en el patio. Un poco de agua, un poco de amor y listo.

Esa fusión calientita y dulce sazonada con un toque de miel era más que reconfortante cuando
pequeñita y cómo desearía tener a mi abuela conmigo para disfrutarlo nuevamente. A mi- tristemente-jamás me quedará igual.

Aún así me parece lamentable que se menosprecie al té de cáscara, especialmente cuando tiene tantos buenos beneficios. Además, se puede preparar fácilmente en nuestra casa con la cáscara de fruta que nos sobra durante la semana, condimentándolo al gusto propio.

El té de cáscara de naranja, por ejemplo, se prepara hirviendo las cáscaras en agua, miel y un poco de azúcar negra. También, puedes echarle hojas de menta si lo deseas, y si te sale un poco amargo, solo tienes que añadir más agua.  Este té es muy bueno cuando te sientes cansada y necesitas sentirte reconfortada rápidamente.

El  té de cáscara de piña y manzana también es perfecto para los días de lluvia o los cambios drástico de clima. Solo tienes que hervir la cáscara de piña con trocitos de cáscara de manzana. Añade una raja de canela (o varias dependiendo de la cantidad que estés preparando) y condiméntalo con azúcar morena.

El té de cáscara de limón, por su parte, es uno de mis favoritos ya que la cáscara del limón ayuda al mejor funcionamiento del organismo. Combate la hinchazón intestinal, descongestiona el hígado, ayuda a la presión arterial y es un desintoxicante natural, entre otros beneficios. Incuso, blanquea los dientes con el consumo prolongado. Sólo tienes que hervir las cáscaras con agua y condimentarlas con un poco de azúcar morena o miel.

El té de cáscara de toronja es igualmente delicioso y hay quienes lo utilizan como parte de su dieta adelgazante. Esto se debe a que la toronja es un excelente lipolítico que ayuda a disminuir el tejido graso. Para prepararlo, hierve la cáscara con hojas de hierbabuena, unas gotas de jugo de limón y condiméntalo con miel o azúcar morena.

El té de cáscara de Budda’s Hand, por último, es increíble. Este curioso cítrico tiene un indistinguible sabor combinado a naranja, toronja y limón, pero cuando se hierve su cáscara con azúcar morena y un poco de hierbabuena, el resultado es sencillamente delicioso. Pero ojo, la cáscara tiene un sabor bastante fuerte, así que utiliza la cáscara moderadamente.

Atrévete a hacer tus propias creaciones en casa y descubre tu también la nobleza y el valor que tiene la taza de té cuando la preparas con amor.  

No comments:

Post a Comment