16 julio 2014

Spaghetti squash your craving!

Just when our zucchini pasta recipe was getting old, my little sister introduced me to the wonders of spaghetti squash, a light-yellow winter squash that when cooked, separates into strands similar to cooked spaghetti. It’s a great alternative to pasta, it’s low carb, light and perfect to cook in advance for the rest of the week!


This low-maintenance vegetable can be harvested year-round and a single squash can average 4 to 8 pounds each, with only 31 calories per cup. It’s high in fiber and has lots of essential minerals and vitamins, including vitamin A, B, C and calcium.

It's super simple to cook too. Just cut in half, remove the seeds, add a sprinkle of salt and olive oil and bake at 350 degrees for about 35 to 40 minutes, or until soft. Remove the insides with a fork and separate the strands.


For added taste and to get a softer texture, you can also sauté the squash after baking with a few drops of olive oil, another sprinkle of salt and your favorite spices, like oregano, basil or garlic powder. Serve it with marinara, pesto or any sauce you would normally use on pasta and save any extras in the fridge for up to a week. (Change the sauce every time to have a brand new dish.)

The following recipe is one of our summer favorites. Hope you love it as much as we do. Till next week!

Spaghetti squash eggless carbonara 
½ spaghetti squash, baked and ready to go (about 2 pounds)
1 tablespoon of butter or olive oil
1 onion, diced
300 ml cream
4 cloves of garlic, chopped
1 ½ cups of sliced mushrooms
1 cup of frozen peas
A lick of white wine
Salt and pepper to taste
Parmesan cheese to taste
Fresh basil (optional)

Sauté the onions and the garlic in the butter until golden. Add the mushrooms and cook for about 3 minutes. Add the wine and the cream. Let it reduce until creamy and add the peas. Season the sauce with salt and pepper. Then, add the squash and let it cook for another 3 minutes. Sprinkle with parmesan and chopped basil. Voila!


Note: This English post was written to give our English-speaking social media followers a taste of what Verdelicias stories are all about. Hope you enjoy it! Thank you for following!

Other Posts in English

15 julio 2014

Green garlic makes it to our basket of ingredients

It is usually me who brings the random items. The weird cheese. The kumquats. The grapples… (Yes, grape flavored apples!) None of the original items from the grocery list, but items that could potentially provide an interesting flavor profile to accentuate a weekend dish.



Nabol is the meticulous list-follower. He gets what’s on the list. Very rarely, he dares to venture out and get something outside of his usual items, just because he has absolutely no idea what to make of this intriguing, new thing.

He drops it in the basket and the challenge is on! “Let’s cook with this,” says Nabol like he’s Chris Santos or Geoffrey Zakarian.

Our most recent culinary quest? Wisconsin green garlic, found at the Madison Farmer’s Market. A mix between a green onion and a garlic. It looks like something you would dehydrate to decorate your kitchen, but this young garlic that grows between the beginning of spring and the middle of summer, actually has edible green stalks with an earthy, refreshing flavor that is perfect for lighter dishes.

The garlic flavor of the bulbs is mild, yet aromatic. Depending on the recipe, you can integrate several cooked bulbs in a single dish without overpowering it. The most important tip is to leave out the middle stem or any parts that feel fibery or hard. (We learned the hard way.) Garlic bulbs can be chopped with skin and all.



Green garlic is also good for you. It’s believed to be a great booster for the immune system and is recommended for its anti-inflammatory properties. It works as a natural antibiotic that can help block body infections, and can also help protect against heart disease, manage cholesterol and increase iron levels, among other benefits. Pretty good right?

To meet our culinary challenge, we decided to incorporate the green garlic in recipes where we usually incorporate garlic and scallions. We immediately thought of a Cuban mojo sauce to flavor our favorite roots and vegetables.

Cuban mojo is traditionally made with olive oil, garlic, orange juice, cumin and oregano or bay leaf. It is used as a marinade or condiment for yuca, tostones and grilled or roasted dishes. Those flavors became the inspiration for our green garlic sauce, which we used to make yuca al mojo. We invite you to try it at home and let us know what you think. Our recipes follow.

Green garlic mojo sauce 
3 stalks of green garlic, chopped, middle hard stem removed
2 cloves of regular garlic chopped
1 shallot chopped
¼ cup olive oil
2 bay leaves
1 tablespoon of butter (optional)
Salt to taste
A lick of white wine

Using all the olive oil and butter, sauté the shallots, the garlic and the green garlic for about 8 minutes on medium before adding the bay leaf. Season the mojo sauce with a sprinkle of salt and cook for another 5 minutes.

Add a lick of the wine and cook for another 5 minutes. Then, make sure to remove any fibery pieces you find in the sauce and let it cool for a few minutes. Blend the sauce until smooth and use it as a marinade or condiment.

Yuca with green garlic mojo 
Peeling yuca can be a real pain in the butt, but if you are up for the challenge, by all means use it. You can find it at Meijer, Asian markets like HMart and Hispanic markets. You can also use frozen yuca like Goya’s. Just boil the yuca pieces with a sprinkle of salt, just like you would potatoes. Let them cool, and remove the middle stem. Then, sauté with ta few tablespoons of the green garlic mojo and add a sprinkle of salt. Voila.

Note: This English post was written to give our English-speaking social media followers a taste of what Verdelicias stories are all about. Hope you enjoy it! Thank you for following!

Other Posts in English

06 julio 2014

Con sabor a casa

Pequeño, pero exacto. Lleno de detalles caprichosos como una casita de pájaros. Nuestro apartamento para dos al norte de la ciudad de Chicago es más que un cálido refugio. Es un espacio de reconexión con nuestro mundo que funciona a la vez como una cocina versátil y honesta para todas nuestras ideas.



Su lado funcional y práctico de alguna forma se lleva de la mano con el impulso de mantener presente los recuerdos, el arte en las pareces, los libros y la música, quizás de la misma forma en que esta redactora rebelde y su ingeniero calculador consiguieron unir dos perspectivas muy distintas de la vida.

Si hay algo en que estamos de acuerdo Nabol y yo, es que se está muy a gusto aquí. Se pasa bien.

El entrepunto de nuestra casa, su corazón, es la salita rectangular que une al único cuarto que tenemos con el comedor y la cocina. Cada conversación en la salita parece estar protegida por el inmenso árbol verde limón que cubre la vista del ventanal a la calle. La mitad de esta misma sala es además convenientemente reversible a un cuartito muy mono y simple que le arreglamos al que visita, siempre y cuando traiga buen café, vino o algún dulce que valga la pena.


El sofá de esta casa también es muy querido. Ha sobrevivido unas cuantas mudanzas y su tela en negro tejida es perfecta para arreglar con cojines de colores. Le va muy bien al color capuchino de los muebles y para tomar una siesta sabatina no tiene precio.

Los acentos naturales en el apartamento, por su parte, incluyendo las ramitas torcidas de la lámpara, el cajón para revistas en una madera más clara, los adornos de pajaritos, los cuadros que pintó mamá y el vinil en forma de árbol que adorna la pared sirven para crear una sensación de serenidad que es muy necesaria en nuestra rutina. 

Nos encantan los objetos reciclados también y los que hemos encontrado en lugares especiales para nosotros. Creamos un collage en la pared con la excusa de exhibir algunos de ellos: un cuadrito hecho con corchos para la boda de mi hermana, un pedazo de tronco tallado que Nabol consiguió en Tennessee, algunas fotos importantes de nuestras vidas pasadas en Colorado, New York y Texas, y el abanico de mar que me recuerda las caminatas a la orilla del mar en mi islita de Vieques.


Y claro, no podemos olvidarnos de la cocina. Aquí, no hay vajilla completa para ocho. ¡Ni tan siquiera para cuatro! Excepto por 4 platos básicos color blanco, todos los demás son distintos. Nabol ya hizo las pases con el asunto, e incluso me sorprende a veces con tazas nuevas y otras piezas con diseños interesantes que se encuentra en garaje sales o en tiendas de Chicago.

La alacena tiene especias de todas partes del mundo. La nevera tiene fotos de los buenos amigos. Y el comedor es casi de adorno. Lo usamos para tomar las fotos de comida del blog. That’s it! En casa se come en el piso como los asiáticos, con el coffee table frente al televisor. Nos encanta. Siempre es el mejor momento del día.


Poco a poco, la casita de pájaros va evolucionando. Se va adaptando a todos nuestros cambios. Se hace cada vez más esencial dedicarle tiempo y el apartamento a su vez, nos recompensa con esa sensación reconfortante de llegar a un espacio que se siente muy tuyo, por sencillo que sea.

Las recetas de Verdelicias nacen aquí, se piensan aquí. Y cuando se dice que la comida sabe a casa, es porque es cierto. No hay nada tan influyente en el sabor de todo lo que hacemos que esas cuatro paredes a las que le llamas hogar y todo lo que va dentro.

Posts Relacionados

02 julio 2014

Una lección sobre aceitunas

Qué rico encontrarse con esa aceitunita inesperada. Ya sea en el pastel de guineo, en el guiso de mamá o en el antipasto de la fiesta, es la sorpresa de sabor que eleva cualquier platillo con un toque necesario de acidez y sal.


Los caribeños aprendimos ese truco por vía española. Las echamos aquí y allá para condimentar o realzar muchísimos platillos típicos. A pesar de que no se han cosechando con mucho éxito en la Isla, las aceitunas se han mantenido persistentemente en la tradición puertorriqueña gracias a la importación, particularmente las que vienen envinagradas o aliñadas.

En el resto del mundo, su incorporación en la cocina es tan diversa como las mismas variedades del fruto y los árboles de olivo. En el Medio Este, por ejemplo, su aceite se prepara con hierbas y se come con pan artesanal. En el sur de Francia, es muy popular preparar una pasta de untar llamada tapenade. Y en Italia, hasta se las comen frescas en un platillo de quesos.


El tipo de aceituna que puedes utilizar depende mucho del platillo o el sabor que estés buscando.
  • La Manzanilla es la aceituna verde española que es pequeña y se incorpora fácilmente en guisos y ensaladas. El juguito con el que se empaca se utiliza también para añadir acidez y sal. 
  • La Kalamata es la aceituna griega de color morada oscuro con sabor más profundo y un poco dulzón. Es muy buena para acentuar dips, para incorporarla en platos al horno o en ensaladas. 
  • La Nicoise es la aceituna francesa color negra de sabor suave y un poco dulce. Es muy buena para preparar dips o ensaladas. Se puede substituir por una porción más pequeña de Kalamatas o las Gaetas italianas. 
  • La Picholine es una aceituna francesa verde de forma ovalada que se usa mucho en martinis, y se consiguen marinadas con herbes de Provence. También, se consigue una variedad americana, conservada en un marinado de vinagre. 
  • La Mission se cosecha mucho en California y es la aceituna negra, dulzona y pequeña que se usa popularmente en pizzas y ensaladas en los Estados Unidos. 


Muchas de estas variedades se consiguen además rellenas de pimientos, almendras, anchoas, y marinadas con todo tipo de especias, aceites y vinagres. Algunos mercados de aceitunas en países como España o Italia pueden tener sobre 100 tipos de aceitunas regularmente.


Sus beneficios a la salud son también impresionantes. Siempre y cuando no estén conservadas en demasiada sal, las aceitunas ayudan a controlar la presión arterial, contribuyen a eliminar el exceso de colesterol en la sangre, sirven para prevenir los coágulos, contribuye a la fertilidad y mejora el sistema reproductivo y protege contra la anemia. Además, son ricas en vitamina E, potasio, magnesio, fósforo y hierro.


La mejor manera de conocerlas es comprando pequeñas porciones de diferentes variedades para probarlas a manera de tasting con pan y queso. También, puedes incorporarlas poco a poco en diferentes platillos o preparar un tapenade como el que te compartimos a continuación.

Tapenade de aceitunas mixtas y tomolives (tomates verdes en vinagre)

½ taza de aceitunas Kalamata
½ taza de aceitunas Manzanilla
¼ taza de Tomolives (World Market, Amazon – Puedes substituir por Dill Pickle)
1 cucharita de alcaparras
1 cucharada jugo de limón
1 ½ cucharada de albahaca fresca
¼ taza aceite de oliva extra virgen o al gusto
1 diente de ajo
2 anchoas

Combina todo en el procesador de alimentos y sirve sobre tostadas finas de pan. También puedes crear montaditos con pan tostado, el tapenade y mozzarella.


Vinagreta de tapenade 

1 ½ cucharada de Tapenade
1 cucharada jugo de limón
2 cucharadas de vinagre sidra de manzana
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen


Mezcla los ingredientes y listo. Esta vinagreta es buenísima en ensaladas de kale o lechugas gruesas.


Fotos: Ingredientes del Tapenade, Mercadito de aceitunas en Madrid, Árbol de olivo en la región Toscana de Italia, Ojitos de boquerón, Tostadas con tapenade y albahaca, Tomolives, Vinagreta de Tapenade sobre ensalada de kale, mozzarella y tomate, Brunch con todas las recetas acompañadas por un revoltillo con espárragos.

Enlaces Relacionados