24 octubre 2014

Espaguetis al salmorejo con Barilla

¡Qué rico ser parte de la campaña It’s possible with Barilla! En este post patrocinado por Barilla, en colaboración con Latina Bloggers Connect, les compartimos nuestra opinión sobre la pasta Barilla junto a una receta con sabor muy nuestro.


Hace poco recordé esos domingos cuando mi papá nos sorprendía con dos docenas de cangrejos azules para improvisar una cena entre vecinos. ¡Qué vacilón aquel! Pequeños y grandes se encargaban de limpiar aquellos “jueyes” de playa para hervirlos en agua de sal y comerlos con puro limón o en un delicioso salmorejo.

Curiosamente, en casa de Nabol tenían la misma tradición. Su abuelo se aparecía de vez en cuando con su docenita de cangrejos para empezar una fiesta de familia. Esos son precisamente los sabores y los recuerdos que nos reconfortan aún cuando comienza a apretar el inevitable frío del otoño aquí en Chicago.

A pesar de la distancia, revivimos los sabores en recetas clásicas o reinventadas que nos mantienen conectados con nuestra gente. En ese plan de recordar los viejos tiempos, ¿qué les parece si preparamos entonces un suculento salmorejo de jueyes? Pero esta vez, servido sobre unos espaguetis regordetes de Barilla.

¡Qué buena combinación! La salsa del salmorejo se presta muy bien para comer sobre unos espaguetis cocinados perfectamente al dente. La salsa se ajusta con un poco de tomate, se acentúa con ingredientes frescos y se termina con un toquecito de queso parmesano. ¡Cómo no se nos ocurrió antes!


La calidad de la pasta es muy importante aquí, ya que el sabor del espagueti acabadito de cocer sirve para complementar la frescura del salmorejo. Por eso nos gusta Barilla. Además de su sabor clásico, es una pasta fuerte y versátil que no se pega.

Para esta receta, puedes usar tanto la pasta integral estilo Angel Hair de Barilla PLUS, que te ofrece proteína extra, como los espaguetis tradicionales de Barilla que usamos nosotros. Para el acompañamiento, puedes servir este platillo con una ensalada simple o un pan con ajo calientito. Y para tomar, te recomendamos un vino Riesling seco o un Pinot gris. Livianos y refrescantes.

Más que una cena deliciosa, estos espaguetis al salmorejo son verdaderamente el tipo de receta sencilla y auténtica que nos permiten celebrar con familiares y amigos las historias sabrosas con las que crecimos. No hay nada mejor para pasarla bien y crear nuevos recuerdos. A continuación, les dejamos las instrucciones de este platillo.


Para más recetas ricas preparadas con Barilla, no dejes de visitar su página Web en español Pasta a tu estilo. También, puedes seguir a Barilla en Facebook, Twitter, Pinterest, YouTube o Instagram. Qué tengan lindo otoño.

Espaguetis Barilla con salmorejo de jueyes

Ingredientes para preparer los cangrejos: 

6-8 cangrejos (blue crabs) o 1 Taza de cangrejo fresco
4 limones
3 cucharaditas de sal

Para esta receta tienes la opción de cocinar el cangrejo fresco o comprar una taza de carne de cangrejo fresco en la pescadería. Si prefieres preparar el cangrejo en casa, solo hierve los cangrejos frescos una primera vez para eliminar las impurezas. Simplemente llena una olla grande con agua hasta cubrir ¾ de la olla. Añade dos limones en lascas y cucharadita y media de sal. Hierve por 10 minutos.


Elimina el agua y vuelve a repetir el proceso. Luego, permite que se enfríen antes de comenzar a quitarle la carne blanca con cuidado.

Ingredientes para los espaguetis: 
1 Taza de cebolla picadita
2 Cucharaditas aceite de oliva
½ Taza de pimientos morrones picaditos (roasted peppers)
3 Dientes de ajo grandes picaditos
8-10 Aceitunas manzanilla picaditas
2 Hojas de laurel
1 Tomate mediano picadito (como vine tomatose)
¼ Taza de vino blanco
Sal y pimienta al gusto
¾ Taza de salsa de tomate
½ Taza de agua
½ Cucharadita de azucar morena
Espaguetis Barilla, media caja (para dos o tres personas)

Saltea la cebolla en el aceite de oliva hasta que esté transparente. Añade los pimientos, el ajo y las aceitunas. Cocínalos a fuego mediano por un par de minutos antes de añadir las hojas de laurel, la salsa, el tomate, el vino banco, el azúcar, sal y pimienta al gusto. Cocina por otros 2ó 3 minutos.


Mientras, echa la pasta en agua hirviendo con una pizca de sal y cocínala por unos 12 minutos.

Incorpora el cangrejo a la salsa y añádele el agua. Cocina por unos 8 minutos y retírala del fuego. Echa la pasta escurrida y combínala rápidamente con la salsa sin mezclar demasiado. Sirve con queso parmesano. 

20 octubre 2014

Frijoles tejanos y arroz entomatado con Hunt's

Nos unimos a la campaña #FlavorServed. En ese post patrocinado por Hunt’s y en colaboración con Latina Bloggers, les damos nuestra opinión de la salsa Hunt’s y les compartimos un par de recetas deliciosas.


La salsa de tomate es básica. Los guisados de mi mamá o las cacerolas de mi suegra son la mejor prueba de lo mágica que puede ser la salsa cuando es de buena calidad. Una salsa natural, sin sal o preservativos es la base perfecta para elevar el sabor de tus hierbas o la combinación de ingredientes que tengas en mente.

Nos gusta mucho la salsa Hunt’s. La usamos en platillos con tofu, sopas de verduras o pastas, en recetas típicas o internacionales. Hunt’s utiliza tomates cultivados en California que están en su punto más dulce y jugoso, gracias a la calidez del suelo. Además, sus tomates se pelan con vapor de agua, sin utilizar lejía, lo cual es muy importante para nosotros.

La semana pasada utilizamos tanto la salsa de tomate Hunt's, como su lata de tomates picaditos en una cena inspirada en las tradicionales tejanas. Nos transportamos a nuestros días viviendo en San Antonio, Texas y recordamos con cariño las fiestas familiares de mi amiga María.

Primos y vecinos se reunían con frecuencia en el patio de su mamá para preparar una parrillada exquisita y amablemente adoptaron a estos dos boricuas muy lejos de su islita. ¡No saben qué bien la pasábamos!

La mamá de María, por supuesto, cocina divino y la salsa de tomate tampoco puede faltar en sus recetas. Sus dos clásicos para las cenas familiares son el suculento arroz entomatado y los típicos frijoles tejanos en cerveza. Amor a primer bocado.

Para éstas y otras recetas, su mamá vela mucho por la calidad de la salsa, el arroz y los frijoles, al igual que la frescura de los ajos, la cebolla o las verduras. Se corta todo con cuidado, se sazona con instinto, se mezcla con amor. Y nada como ese toque de salsa de tomate que hace bailar a la olla.


Para que se den gusto, a continuación les rendimos tributo a estas recetas con una versión vegetariana muy al estilo de Verdelicias.

Los invitamos a redescubrir el potencial de la salsa de tomate y a seguir la tradición de frescura con Hunt’s visitando a la página de Hunt’s en español. Tienen muchísimas recetas típicas y opciones rápidas de preparar para facilitar la rutina. Además, puedes conocer más sobre la frescura de sus tomates en su página sobre el proceso de Flashstream. Hasta la próxima receta.

Frijoles tejanos y arroz entomatado
Ingredientes para el arroz:
1 Cucharita aceite de oliva
2 Ajos machacados
½ Taza de cebolla picadita
1 Lata de tomates picaditos Hunt’s diced
1 ½ Cucharaditas de comino
2 Cucharaditas de sal
4 onzas salsa de tomate Hunt’s
2/3 Taza pimiento verde picadito (Melrose peppers o pimiento dulce)
2 Tazas de arroz
2 Tazas de agua
1 Cubito de vegetales
1 Cucharadita de pimentón

En un caldero u olla onda, sofríe todos los vegetales en aceite de oliva. Una vez se pongan un poco transparentes, añade los tomates, la salsa, el cubito de vegetales, las especias y el arroz. Añade también 1 Taza y media de agua. Mezcla bien y tapa la olla. Permite que se cocine el arroz por 15 minutos. Luego, mueve el arroz y añade 1/2 taza de agua más. Cocina por otros 15 minutos y vuelve a mezclar. Añade otras gotitas de agua de ser necesario y apaga el fuego. Permite que el calor lo termine de cocinar.


Ingredientes para los frijoles:
½ Cebolla pequeña
1 Cucharita aceite de oliva
1 Lata de frijoles pintos o rosados
1 Jalapeño cortadito
2 Dientes de ajo machacados
1 Taza de pimientos picaditos (combinación de amarillos y naranjas)
½ Lata de tomates picaditos Hunt’s diced
4 onzas salsa de tomate Hunt’s
1 Cucharadita de pimentón
6 Onzas de cerveza light rubia
1 ½ Taza de agua
Sal al gusto
1 Cucharadita de comino
1 Cubito de vegetales
1 Cucharita de azúcar

En una olla, sofríe todos los vegetales en el aceite de oliva. Cuando estén transparentes, añade el resto de los ingredientes y cocina por 35 minutos. Sirve junto al arroz con aguacate y una ensaladita. Buen provecho.

18 octubre 2014

Ensalada para el otoño

Los platillos con sabor a otoño no tienen que ser pesados o malos para ti. Se pueden preparar muchísimas recetas con frutas y vegetales de temporada que además de ser bajas en calorías, te ofrecen el mismo nivel de satisfacción.


Condimentar bien tus recetas es clave. Experimenta con canela, clavo, salvia, romero y otras especias típicas de esta época. A veces es todo lo que necesitas.

Sustituye recetas con mantequilla por aceite de oliva y otras grasas más saludables. Utiliza mantequilla de nueces, por ejemplo. Incluso a la hora de hornear, el puré de manzana es buenísimo para substituir en lugar de la mantequilla.

El horno también es tu mejor amigo. Los platillos horneados reconfortan de una manera muy especial, además de calentar tu hogar en esos meses de frío. Los salteados y las sopas pueden prepararse igualmente sin crema, harinas o mucha grasa.

Déjate inspirar también por los ingredientes frescos en el mercado. El kale y otros vegetales crucíferos, por ejemplo, están en su punto más sabroso y se te permiten crear un sinnúmero de recetas saludables. 


Ensalada de Baby Kale, Calabaza y Gandules 

Para la receta de esta semana, quisimos añadirle un toque caribeño a nuestra ensalada de otoño y nos inventamos una ensalada con gandules deliciosa que te da mucho hierro, fibra y nutrientes necesarios. Además, le pusimos un toquecito de nuez moscada que le queda divino. Deja que la pruebes.

Ingredientes: 
1/3 Taza de gandules cocidos
1 Taza de calabaza hervida y cortada en cubos
2 Tazas de baby kale (Germinados de col rizada)
1/2 Cebolla pequeña picadita
2 Dientes de ajo machacados
¼ Taza pimiento morrón picadito
¼ Taza de vinagre de cidra de manzana
Aceite de oliva al gusto
Sal y pimienta al gusto
1 Cucharadita de nuez moscada en polvo
1 ½ Cucharadita de perejil fresco picadito

Saltea las cebollas y el ajo en unas gotitas de aceite de oliva hasta que la cebolla esté transparente. Añade los gandules cocidos sin agua. Sazona con la nuez moscada y la sal y pimienta al gusto. Cocina por unos 5 minutos, antes de añadir el pimiento morrón y la calabaza. Añade otras gotitas de aceite de oliva, el vinagre y ajusta la sal. Mezcla bien y deja reposar con el fuego apagado.

Luego de unos 10 minutos, sirve sobre germinados de col rizada, mejor conocidos como baby kale. Y Añade el perejil picadito. ¡Voila! Buen provecho.

12 octubre 2014

Limonada de rhubarb

En el midwest, se come mucho rhubarb. Usualmente se mezcla con fresas como relleno de pies o se preparan conservas de mermelada. Su sabor agridulce y el color rosado de sus tallos sirve para darle alegría a muchas recetas. En esta época de otoño es muy popular.


El rhubarb se recomienda mucho por su contenido de fibra, calcio, vitaminas y antioxidantes. Además, ayuda a prevenir el daño en las neuronas, mejora la digestión, el metabolismo y la circulación.

Dada su abundancia en el mercado el pasado fin de semana, nos animamos a inventar algo. De primera instancia, nos intimidaba un poco su parecido al tallo del apio, pensando que podía ser fibroso y difícil de manejar, pero nada que ver. Es muy versátil y se cocina muy rápido.

Primero experimentamos con la fruta preparando una mermelada de fresas con rhubarb y fue tan fácil como cortar el tallo en trocitos, colocar algunas fresas picaditas, unas gotas de limón y miel. Quedó buenísima. En 10 ó 15 minutos, ya teníamos mermelada.

Intentamos repetir el proceso, esta vez solo con rhubarb, miel y unas gotas de limón. Pero claro, entre yo chequeando Instagram y Nabol estudiando para su examen, les confieso que se nos fue un poco la mano con el tiempo de cocción. Creo que lo cocinamos por unos 25 minutos. 


Pero, algunos accidentes traen sorpresas. Descubrimos que el rhubarb suelta mucho jugo y que la fruta se desintegra con bastante facilidad. Cuando la probamos, ¿qué creen? Sabía a pura limonada. ¡Guau! Naturalmente, exprimimos un par de limones más, lo mezclamos con el jugo de rhubarb que colamos y voila. Limonada de rhubarb. Tienen que probarla.

Si quieren hacer una limonada para adultos, solo basta con echarle un poquito de vodka o ron con mucho hielo y listo. Algo refrescante para celebrar.

Limonada de rhubarb

3 Tallos grandes de rhubarb, picaditos
3 Cucharaditas de miel
2 Cucharaditas de limón
Azúcar morena al gusto
El jugo de 5 ó 6 limones

Hierve el rhubarb con la miel y las cucharitas de limón por 25 minutos. Permite que se enfríe y cuela el jugo para separar la parte fibrosa. Combina el jugo con el jugo de unos 5 limones y mezcla con agua y azúcar al gusto hasta formar el jugo.