24 enero 2015

New favorites in Aguadilla

It’s always fun to go back home and finally check out those new businesses we have been following through social media from Chicago. Not only do these inspire us with their refreshing concepts and quality products, but are slowly contributing to our island’s new phase of financial stability.


And let me tell you… It didn’t matter how much we planned in advanced, with so many new businesses popping up, it was truly impossible to visit all of them, which is exciting news. Pick a town like Aguadilla, for example, in the northwestern corner of Puerto Rico, and you can feel how change is in the air. Great creativity and innovation is everywhere.

Just take a look at our favorites! And feel free to suggest new ones. We would love to hear from you!

Let’s start with Isla Pops. This is a great little business. Founded in 2013, Isla Pops is the first handcrafted natural ice cream paleta business in Puerto Rico starting a sweet revolution not only in the West Coast, but throughout the island. Gourmet paletas became the new cupcake.


What makes Isla Pops unique is that they use local, ecological ingredients as much as possible, and their flavor combinations are amazing. Think pineapple basil, mamey, coconut ginger, tamarind & guarapo, hibiscus mint. And did I mention they use guarapo (raw sugar cane juice) honey and organic cane sugar as sweeteners? Boom! Yaribeth and Alan have truly something special going on! Their decision to move back to the island from Austin, Texas really paid off.

Next on the list is TBC Food & Drink. If you are looking for a hip place to have brunch, you are going to fall in love. This husband and wife team from Washington DC completely transformed the space that housed the old Escuela Michael into a cozy, casual and fun place to enjoy brunch and lunch. Everything on the menu is healthy comfort food. Colorful, fresh and delicious, like Aguadilla itself.


Their risotto of the day is always a good choice, as well as their quinoa oatmeal or quinoa salad with sweet potato. Nabol had to get the TBC hash, also with sweet potato, and it was very tasty. The red velvet pancakes are a great treat as well. You can wash it down with their ginger ice tea, the TBC green smoothie or just a good cup of local coffee. And because you mostly get sunny days in Aguadilla, I recommend enjoying your meal in TBC’s front porch or patio. Both are gorgeous.


Now, if you are looking for a rustic, romantic dinner spot, try La Spezie Resto-Pub, right next to the old Ramey Base. Their cuisine is representative of El Río de la Plata in South America and the owner greets you with a beautiful Argentinian accent. This is the place you go for artisanal pizza, made to perfection in their wood fired brick oven.

The Rioplatense pizza is a great choice, and includes olives, bell peppers, eggs and raisins. Enjoy it with Papas a la Provenzal on the side or with any of their refreshing salads. Drinks are beautiful too, as well as their selection of craft beers.


Another great restaurant that we can’t wait to try and sadly didn’t have a chance this time is One Ten Thai. This is a cool place to eat, drink and be marry. It’s right next to the beach on road 110 (Same road as TBC) and they serve simple and delicious Thai favorites with a twist. Locals love to stop by on Saturdays to enjoy live music and their selection of craft beers. On Saturday mornings, their parking lot also turns into the Aguadilla Farmer’s Market, which is also a must during the weekend.

We definitively can’t wait to find new favorites next time we fly back. It is truly exciting to experience and write about our island’s culinary boom. In the meantime, we’ll be covering a lot of cool places here in our second home. That way, you have an excuse to visit us in Chicago! What do you think? Until next week!


Related Posts in English and Spanish

17 enero 2015

Arroz blanco con pancetta

Arroz con tocino is classic Puerto Rican. It’s white rice cooked with the white fat of the bacon, very similar to Italian lardo, but cut into small cubes. The rice comes out so velvety and flavorful that you can eat it with a spoon. It’s beautiful.


My mom would cook it sometimes for special occasions, always sautéing first the cured fat until crispy before adding the rice. I remember she would save me bits of the fat to enjoy as a snack.

And my mom's rice had no science, but it was magical. It was fat, rice and salt. That's it. You sauté the fat until golden, add about two cups of rice, a pinch of salt and water. Maybe a drop of oil, if needed. Serve it with plantains, beans or any stew. It’s simple comfort.

Now at home in Chicago, it can be challenging to find this cured fat in regular supermarkets. Plus, I don’t think we would eat the whole thing anyways. What we have found to be a great substitute, however, is Italian pancetta. It’s the perfect ingredient to add a touch of smoky flavor to our vegetable, rice or starchy dishes.

To get fresh, quality pancetta, we like to visit our local butcher. They will tell you what’s good. 


Pancetta goes particularly well with our scallion rice dish, a quick and easy meal that anybody can put together. Try it with our sautéd zucchini steaks cooked in olive oil, a pinch of garlic salt and chili powder. It's delicious and perfect for any day of the week.

Arroz blanco con pancheta y cebollines – Scallion pancetta rice
  • 1 ½ Cups of basmati rice
  • 1/3 to ½ Cup of Pancetta
  • ½ Cup of chopped onions
  • 3 Mashed garlic cloves
  • ½ Cup of scallions
  • Olive oil to taste
  • Salt to taste

In a dutch oven or Puerto Rican caldero, cook the pancetta with a few drops of olive oil. When it starts to brown, add the onion and let it cook until the onion starts to get translucent. Then add the garlic and scallions, cook for another minute, and add the rice with 1 ½ cups of water and a pinch of salt. Make sure it’s well covered and cook for about 12 minutes before mixing. Continue cooking until rice is ready.

El nuevo arroz con garbanzos de mamá

Mi mamá no tiene problema en confesarlo. Mucho antes de yo nacer, la señora ya se había retirado de una vez y por todas de su rol en la cocina. Mientras la primera camada de críos disfrutó de sus guisos sabrosos, sus recetas de libro y esos platillos que aprendió cuando vivía en Santiago de Compostela, mi hermana y yo somos producto de las comidas Chinas, las sopas Lipton y esas bandejas con salisbury steak de microondas.


Cuando hay que bregar con 7 muchachos en casa y un trabajo full-time, se hacen las pases con muchas cosas.

Pero el retiro le ha venido de maravilla. Es ahora cuando mi mamá está volviendo a recibir inspiración divina y poco a poco vuelve a entenderse entre la alacena y los gabinetes de la cocina. Busca sus recetas viejas, inventa con lo que tiene y siente curiosidad por nuevos ingredientes. No saben qué rico verla cocinar.

Este arrocito guisado con garbanzos es una de sus nuevas creaciones. Y les digo que sabe como si fuera un clásico que prepara hace 60 años. A continuación, la receta.

Arroz guisado de garbanzos – Ingredientes: 
  • 2 Tazas de arroz jasmine 
  • ½ Taza de cebolla picadita 
  • ½ Taza de pimiento morrón 
  • ¼ Taza de apio (celery) picadito 
  • 2 dientes de ajo machacados 
  • 1 ó 2 Hojas de recao o culatro fresco 
  • 1 Sobrecito de sazón Accent con achiote 
  • 1 Lata de garbanzos orgánicos 
  • Aceite de oliva al gusto 
  • Sal al gusto 

En unas gotitas de aceite de oliva, sofríe la cebolla y el apio por unos 5 minutos a fuego mediano. Luego añade, el pimiento morrón, el recao y el ajo. Cocina por otros 5 minutos y remuévelo del fuego. Usa la licuadora o procesador de alimentos para transformar los vegetales en una pasta para sazonar el arroz. 


Luego, en el caldero de arroz, sofríe los garbanzos sin el agua en unas gotitas de aceite de oliva. Cocina por unos 8 minutos y añade una pizca de sal. Cuando comiencen a dorarse, añade el arroz, la pasta de los vegetales, otra pizca de sal y 2 tazas de agua. Cocínalo con tapa por unos 12 minutos antes de mezclar el arroz. De ser necesario, añade un chorrito adicional de agua. Vuelve a tapar y cocina hasta que el grano abra y quede sueltecito.

11 enero 2015

Jaguas en el Aguadilla Farmer’s Market

En Aguadilla siempre se ha respirado otro aire. Es donde se celebra el festival musical Indie Fest cada año. Es donde restaurantes como One Ten Thai, Fufu y Desecheo están cocinando nuevos sabores. Es donde nacen muchos amantes de skate, del surf, de los deportes extremos en Puerto Rico. Es una cuna importante de la cultura alterna local.


Su mercado agrícola, por supuesto, tampoco es la excepción. Tiene un encanto muy particular que se distingue de mercados en el área metro. Es un ambiente súper relajado, de conversación y amistad, donde llega el que tiene algo para compartir de su huerto o taller artesanal. Plantas, frutos, jaleas, huevos y artesanías. Tienen de todo y se pasa muy a gusto.

Lo que más me apasiona, sin embargo, es cuando los dueños de finca traen esas cosechas casi inexistentes en la Isla para retar a dos o tres valientes a inventarse algo rico con ellas. La intriga es mucha y siempre termino llevándome todo. ¡Qué se va a hacer!


Esta vez, nos llevamos unos jobos pequeñitos y dulces con los que preparamos un jugo riquísimo la semana pasada. Y más misterioso aún, nos llevamos unas jaguas gorditas de la finca Terra Nostra que según nos explicaron, sirven para preparar “la Coca-Cola de los baby boomers”. Ese concepto me gustó bastante, aunque jamás había visto semejante fruta.

Por suerte, mi mamá y mi suegra sabían lo que era una jagua, aunque tampoco la habían visto hacía años. 


La jagua es una fruta nativa de Centroamérica que llegó a la Isla por intercambios indígenas. Se dice que una vez madura, es muy nutritiva y ayuda a limpiar el sistema de toxinas. Pero se debe preparar con miel o azúcar, ya que su sabor es levemente amargo. 

Nuestros indios utilizaban la fruta mayormente cuando estaba verde, ya que su jugo sirve para crear un pigmento especial que los protegía contra los mosquitos. Aún es la actualidad, algunas personas utilizan la jagua como si fuera henna para crear tatuajes temporeros que duran hasta 4 semanas. 

Con ánimo de experimentar, preparamos un refresco de jagua que no quedó nada mal y que puede ser una manera refrescante y saludable de comenzar tu día. A ver qué les parece. A continuación la receta. Para conocer más del Aguadilla Farmer's Market, visita su página en Facebook.

Refresco de Jagua – Ingredientes: 

1 Jagua grande
2 Tazas de agua
3 Cucharaditas de miel
1 Cucharadita de azúcar morena
¼ Taza de hojas de limón
Envase de cristal

Remueve la cáscara del jagua con un cuchillo y corta la fruta en cuartos. Hierve la fruta con las hojas y el azúcar por unos 10 minutos. Luego, añade la miel cuando aún esté caliente. Mezcla bien. 


Permite que se enfríe y colócalo en el envase de cristal en la nevera por unos 2 días. Disfrútalo antes del desayuno para limpiarte de toxinas.

06 enero 2015

El Blok celebra el sabor de Vieques

Vieques huele y sabe a muchas cosas interesantes. Me encanta ese olor a maleza o grama fresca con el que te recibe la islita municipio cuando desembarcas del ferry en Isabel Segunda. Sueño con el jugo dulce de las quenepas en el malecón de Esperanza, con las arepas horneadas de coco y los pastelillos de chapín. El olor y el sabor a mar también se cuela en todo. Y no puede faltar el aroma cálido de la leña que se quema en los jolgorios de playa.


Se imaginan mi emoción al ver que muchos de esos elementos estaban bellamente representados en el nuevo restaurante del Chef José Enrique en el barrio Esperanza de Vieques, un concepto que armoniza muy bien como parte del boutique hotel El Blok que abrió el pasado septiembre.

Es difícil hablar de uno sin el otro. La filosofía sustentable del hotel, su ambiente relajado de espacios abiertos y el diseño ecléctico, moderno, caprichoso y de elementos naturales influye en el concepto de open table de José Enrique. El bar se conecta con la recepción y a su vez, con el restaurante.


La cocina es abierta y los platos se preparan con leña local. Como si estuvieras con tus amigos en la playa, el aroma y el fuego se disfruta desde la mesa en un área completamente abierta a la maravillosa vegetación y las vistas de la playa y el malecón de Esperanza. Es perfecto tanto para celebrar ocasiones especiales, como para socializar con gente nueva que conoces en tu estadía.

Muchos de los cocteles de la casa se preparan con frutas e ingredientes muy nuestros, como la carambola, el jengibre y la guanábana. A diferencia de su menú en el restaurante de Santurce, el menú de José Enrique aquí le pone atención a los básicos de la cocina viequense, como las arepas, la ensaladita de carrucho y un sinnúmeros de platillos de mariscos que juegan con los típicos guisos con salsa y sabores agridulces. Todos con un toque contemporáneo, casual y chic, muy a la José Enrique.


El finalista del premio James Beard a Best Chef South creó un menú sencillo con opciones exactas, algunas tapas, una sopita, unos cuatro platillos principales y tres postres diferentes. Las opciones de vinos son bastante variadas.

Aunque las opciones pueden cambiar según la temporada y los ingredientes, les contamos que el Guanábana Slush fue nuestro favorito entre los cocteles. Refrescante, pero con la fuerza del DonQ Añejo.



Las tapas nos parecieron muy juguetonas y reconfortantes, especialmente el bacalao con arepas. Nuestro favorito. Las croquetas de langosta también estaban muy buenas. Y para probar un poquito de todo, el charcuterie de mariscos está bien, con ensalada de carrucho, un spread de pez espada y “lobster sausage”.

Para los platos fuertes, el chef se enfocó en especialidades a la parrilla con carnes, pollo y pescado. Y para el postre, tienen un budín de pan con guayaba divino y unos churros riquísimos con salsa de chocolate, dulce de leche o leche condensada.


Pero si crees que el postre es bueno, la cena se cierra con broche de oro en la terraza de El Blok. La vista de Vieques es espectacular, desde las montañas al mar. Me sentí muy orgullosa de tener un lugar de este calibre en la isla que me vio crecer. Le deseo mucho éxito a José Enrique, al desarrollador de El Blok Simon Baeyertz y a todos los que están haciendo cosas chéveres para dar a conocer el sabor único de este lugar tan especial.

A continuación los dejamos con más fotos. Qué disfruten.


Entrada a la recepción de El Blok en el barrio Esperanza de Vieques.


Área de tomar café y conversar en El Blok


Las croquetas de langosta en El Blok


En la terraza de El Blok


La entrada hacia la recepción de El Blok


Atardecer en la terraza de El Blok

Enlaces Relacionados