26 abril 2015

Pudín de chía, coco y naranja

Añadirle nutrición a las comidas con semillas de chía es súper fácil. Se pueden preparar barritas de energía en casa, se le puede añadir a la avena o el cereal, a las batidas, se puede incluir al preparar mermelada e incluso al hornear galletas o pastelitos.


Los beneficios son buenísimos. Estas semillas de origen centro y suramericano tienen solo 138 calorías por onza y una cantidad increíbles de vitaminas y minerales. Disfrutarás de 11 gramos de fibra, 4 de proteína, calcio, manganeso, magnesio, fósforo, potasio y omega-3.

Además tienen antioxidantes que ayudan a compartir la degeneración de las células que contribuye a enfermedades y diferentes tipos de cáncer. Su alto contenido en fibra contribuye a perder peso y tiene más omega-3 que el salmón. Sirve también para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Una de nuestras formas favoritas de comer las semillas es preparando un pudín de postre o para la merienda. Es una receta que podemos mezclar fácilmente con diferentes frutas, especias y nueces. 


Para prepara el budín, puedes usar cualquier tipo de leche que quieras, de almendra, de soya, de coco o regular. Nosotros usamos una combinación de leche regular orgánica con leche de coco para darle una textura más suave al postre. Y por supuesto, le añadimos más ralladura de coco y de cítricos para ese toque isleño que nos gusta.

Pudín de chía, coco y naranja - Ingredientes 
  • 1 Taza de leche de coco orgánica 
  • 1 Taza de leche regular orgánica 
  • ½ Taza de semillas de chía 
  • La ralladura de 1 naranja dulce pequeña 
  • La ralladura de 1 lima pequeña 
  • 1/3 Taza de ralladura de coco 
  • 1 Cucharadita de extracto de vainilla 
  • ¼ Taza de miel 
  • ¼ Taza de azúcar morena 

En un envase hondo, vierte las leches, la ralladura de fruta y los endulzantes. Mezcla bien y asegúrate que no tengas grumos de la leche de coco. Luego, incorpora las semillas a la mezcla y vierte en 2 ó 4 envases pequeños. Cocola el pudín en la nevera por una noche o al menos unas 5 horas, hasta que las semillas de chía tomen forma gelatinosa y se solidifique el pudín. Sirve con fruta o más ralladura de coco.

24 abril 2015

Pollo orgánico: Lo que debes saber

El pollo orgánico es bastante costoso, usualmente $2 ó más por libra. Aunque no lo compramos seguido, es uno de esos alimentos que siempre preferimos comprar orgánico al igual que la leche y los huevos.


Sin embargo, existe una controversia sobre si vale la pena o no comprar pollo orgánico. Se debate sobre

la igualdad en sabor, el tipo de crianza de los pollos y la preservación de la carne. Para ayudarles a tomar una decisión, quisimos compartirles en detalles algunos de los puntos en discusión.

La crianza


El Departamento de Agricultura (USDA) exige que los pollos orgánicos se críen en espacios abiertos “free-range” bajo condiciones humanas. Esta libertad permite que sus músculos crezcan naturalmente, aunque podrían estar expuestos a más contaminantes e infecciones. Para evitar infecciones, estos pollos son tratados por veterinarios cuando es necesario. Los uso de antibióticos es muy limitado o no se usa del todo.

Es importante mencionar que “Free-range” no necesariamente implica que los pollos pueden correr libremente por el campo. La ley en Estados Unidos solo exige que tenga acceso al exterior, lo cual puede ser algo ambiguo.

Los pollos no orgánicos puede que sean criados en lugares encerrados sin facilidad de moverse o acceso a luz solar. Estos pollos son tratados además con antibióticos para eliminar posibles bacterias que pueden adquirir durante la crianza. Mientras estos antibióticos sirven para eliminar bacterias, pueden crear otras bacterias resistentes a los antibióticos que pueden también afectar a las personas.

La alimentación


Según lo establecido por USDA, los pollos orgánicos deben tener una dieta libre de aditivos y hormonas. Sus dietas son mayormente a base de maíz y soya. Mientras, los pollos no orgánicos pueden ser alimentados con derivados animales, alimentos genéticamente alterado (GMO) y grasa.

La preservación


La mayoría de los pollos, orgánicos o no, son enfriados y procesados en un baño de agua con cloruro, según estipulado por USDA. En estos baños, el pollo puede absorber de un 2% a un 12% del agua con cloruro, razón por la cual se coloca un papel absorbente en la bandeja de pollo. Este proceso puede afectar la calidad y el sabor de la piel del pollo o de la carne.

Un método alternativo relativamente nuevo en los Estados Unidos es el air-chilled. Los pollos se colocan en unas repisas para enfriarse con aire frío. A estos pollos también se les rocía con agua con cloruro (como requisito de USDA), pero no absorben el agua como lo hacen en el baño con cloruro. A estos pollos usualmente se los coloca una etiqueta que dice “No water added”.

El sabor


La mayoría de los expertos concuerdan en que el sabor es el mismo entre pollos orgánicos y pollos no orgánicos. Sin embargo, se dice que el pollo air-chilled, a la venta en lugares como Trader Joe’s, en granjas locales o en Whole Foods, tienden a tener mejor sabor y textura en la piel.

Queda de cada uno de nosotros decidir si vale la pena o no pagar un poco más por la opción orgánica. A nosotros personalmente nos trae un poco más de tranquilidad, especialmente cuando se trata de evitar preservativos y antibióticos. Pero aún así optamos por no comerlo más de dos o tres veces al mes, lo cual también ayuda al bolsillo.

¿Qué piensas al respecto? Déjanos saber en los comentarios, orgánico o no orgánico.

Foto: Pollo orgánico a la saltimbocca con romero, jamón y queso local.

19 abril 2015

Cachapas orgánicas con queso mozzarella

El antojo de arepas que había en la oficina era tal, que la semana pasada organizamos una actividad de “team building” con la excusa de preparar esta delicia. Venezolana. Gracias a la ayuda de harina P.A.N. y el apartamento prestado de mi compañero Salar, pusimos manos a la obra y en 15 minutos preparamos unas arepitas divinas con pollo orgánico, un sofrito sencillo, queso y aguacate.


Todo el invento fue supervisado por nuestro querido compañero Andy de Venezuela, quien nos explicó cómo amasar correctamente la masa de maíz.

“Si se te pega en las manos, no está hecha,” nos advirtió. “Las tortitas tienen que desprenderse fácilmente de las manos, antes de freírlas en aceite”.

Con tres tazas de Harina P.AN. sacamos como 20 arepas pequeñas y luego de un par de intentos, las arepas por fin pasaron la prueba. Solo que la arepa tradicional se hace gordita y se rellena, mientras que nosotros las hicimos más chatas y le pusimos el relleno por encima como un canapé. Pero el lo que cuenta es el sabor, ¿verdad que sí?


Para llevar el challenge a otro nivel, nos dimos a la tarea de preparar la típica cachapa venezolana, cada uno en su casa con la receta de Andy. Esta delicia es como una crepa, pero hecha de maíz. Es dulcecita, se prepara a la plancha y se dobla para rellenarla de queso, aguacate o con lo que te guste.

Yo le di un pequeño twist a la receta de Andy, por aquello de hacerla más verdeliciosa. Utilicé maíz fresco y harina de maíz orgánica de de Bob’s Red Mill, pero los resultados fueron buenísimos. Aquí les paso la receta.


Cachapas orgánicas con queso mozzarella - Ingredientes:

  • 1 ½ Taza de maíz fresco
  • 2/3 Taza de Bob’s Red Mill cornbread mix
  • 2 Cucharaditas de azúcar morena
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo
  • Mantequilla para freír
  • Queso mozzarella

Mezcla el maíz fresco, la harina, el azúcar, la sal y el huevo en el procesador de alimentos. Engrasa la sartén con un poco de mantequilla y fríe una a una las “crepas” de maíz. Esta mezcla rinde para 4 cachapas.


Asegúrate que no te quede muy finita para que puedas virarla fácilmente con la espátula sin romperla. (Utiliza un plato para virarlas de ser necesario) Puedes cubrir la cachapa con una tapa por un par de minutos para asegurarte que se cocine bastante antes de virarla.

Una vez la vires, añádele el queso mozzarella a una mitad. Cuando la parte de abajo esté lo suficientemente firme, cubre el queso doblando la crepa. Cocina por un minuto más, hasta que el queso esté bien derretido. Sirve con café para el desayuno o con una ensalada fresca para el almuerzo.

15 abril 2015

Transforma tu dieta con “5 al día”

Haz un cálculo de las veces que comes frutas o vegetales en un día. Y este cálculo no puede incluir papas de ningún tipo. La mayoría de las personas, según el Harvard School of Public Health, solo consumen un promedio de 3 porciones por día. Sin embargo, incrementar el consumo a 5 porciones al día puede tener un impacto transformativo en tu salud y la de tu familia.


Comer 5 porciones de frutas o vegetales al día no solo te encamina a una dieta más balanceada y saludable, sino que contribuye a reducir los problemas del corazón, de presión alta, diverticulitis, pérdida de visión y reduce la posibilidad de varios tipos de cáncer, entre otras complicaciones.

Éste es verdaderamente el primer paso para mejorar tu salud, razón por la cual varias administraciones a nivel internacional respaldan la iniciativa de "5 al día", o el consumo de 5 vegetales y frutas al día.


Hacer este cambio tampoco es fácil. No se trata de considerar a la cebollita en las habichuelas o la lechuga que le ponemos al taco como parte de esta porción de vegetales o frutas. Se trata de hacer un compromiso real de añadir al menos 2 ½ tazas de vegetales y 2 ½ tazas de frutas a nuestra dieta diaria, o el equivalente a estas 5 porciones.

Se recomienda crear un plan diario en el que incluyas tus porciones estratégicamente. Puede que tengas que añadir meriendas o fortalecer tus comidas con los nutrientes que ofrecen estos alimentos.

La buena noticia es que una vez comiences esta disciplina de añadir frutas y vegetales en tu dieta, tu cuerpo comenzará a rechazar naturalmente otras comidas menos saludables. 


Algunos tips para añadir frutas y vegetales a tu dieta


Desayuno 
  • Añade una porción de fruta a tu cereal o avena mañanera 
  • Prepárate un smoothie verde con fruta y espinaca o kale 
Merienda 
  • Mantén una manzana o paquete de zanahorias visible en el trabajo. 
  • Cambia la hora del café por la hora de la manzana e invita a tus compañeros a traer diferentes variedades. 
Almuerzo/Cena 
  • Substituye o reduce la papa por otros vegetales como el coliflor o los nabos. 
  • Tu meta es incluir al menos 1 ó 2 vegetales en cada comida. 
  • Prepara comidas donde los vegetales sean la estrella del plato. 
Consejos generales 
  • Atrévete a probar una fruta o vegetal nuevo una vez por semana. 
  • Déjate inspirar por las frutas y vegetales de temporada. 
  • Lleva cuenta diaria de las frutas y vegetales que comes.

09 abril 2015

Sangría Verdeliciosa

Si es cierto que Puerto Rico es la cuna de la piña colada y el coquito, otras bebidas como el chicaíto, el Papa Jac, el whiskey coco y la sangría caribeña son más comúnmente consumidas en reuniones sociales.


La sangría particularmente ha tomado mucho apogeo y se prepara con todo tipo de frutas tropicales, hierbas y licores para darle ese toquecito único que la diferencia de la versión española. En Verdelicias también tenemos nuestra receta y queríamos compartirla con ustedes.

Es el mejor regalo que puedes llevar a una fiesta familiar o una reunión de amigos. Ajústala a tu gusto y cuéntanos cómo te quedó. 


Sangría Verdeliciosa – Ingredientes: 
  • 3 ó 4 Botellas vacías para rellenar 
  • 2 Botellas de vino tinto barato (usamos Cabernet Sauvignon)
  • 1 Taza de jugo de piña natural 
  • 1 Taza de jugo de naranja fresco 
  • 1 Taza de jugo de uva Kedem (o cualquier otro jugo 100% puro, sin azúcar) 
  • 1/3 Taza de ron blanco (DonQ) 

Mezcla bien los ingredientes y refrigéralos antes de servir. Puedes servir con pedacitos de piña y naranja si lo deseas. No olvides consumir tu sangría con una buena picadera. ¡Salud!